miércoles, 23 de agosto de 2017

Monarquía populista


El País a bombo y platillo anunciaba la visita de los Reyes de España a un hospital para visitar a 23 víctimas de los últimos atentados terroristas en el país catalán, A la misma vez se difundían imágenes de dicha visita:



Parece ser que la difusión de estas imágenes en la Generalitat no han sentado muy bien. Según hemos leído en la prensa: "La Generalitat pide a la Casa Real que no difunda imágenes de los menores víctimas de los atentados" (eldiario.es). A día de hoy la Casa Real no ha retirado esas imágenes:



Podían haber pixelado las imágenes de los menores y todos tan contentos, pero falta un detalle: la imagen de los Reyes nos parecen un acto populista y nos recuerdan al NODO cuando Franco inauguraba aquellos portentosos pantanos. Es normal que SSMM se preocupen por los heridos de la barbarie terrorista, pero para mostrar su apoyo no era necesario difundir las imágenes de Felipe VI y Letizia dentro del hospital para que todo el mundo compruebe la humanidad de SSMM los Reyes de España. Podían haber visitado igualmente a las víctimas de los atentados sin tanta publicidad. La pobre gente que se encuentra hospitalizada lo hubiera agradecido igual. Aunque, pensándolo mejor, publicitarlo vía twitter da muchos más réditos; de la prensa ya se encargan los cortesanos como Cebrián para que sigamos pensando, o mejor dicho, para que dejemos de pensar en la III República. ¿Están usando los Reyes a las víctimas del terrorismo de forma partidista?

martes, 22 de agosto de 2017

El Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC) de Atonio García-Trevijano es un fraude en toda regla


No vamos a explicar aquí quien es Antonio García-Trevijano, en la Wikipedia y en YouTube podremos averiguar algo sobre la figura de este personaje particular. Lleva toda su vida denunciando la falta de democracia que sufre España -y el resto del mundo-. Hace relativamente poco, Antonio García-Trevijano fundó el  Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC) , un movimiento dispuesto a traernos la verdadera democracia.

Para conseguir este fin, el MCRC promueve la abstención y tras la deslegitimación del Régimen del 78; después de una elecciones con alta abstención, llegarían esto angelitos iluminados por el aura "trevijanista" y tras un proyecto constituyente, siempre auspiciado por el MRMC y con Antonio García-Trevijano al frente, España por fin gozaría de una verdadera democracia.

Semejante estupidez solo premia a la derecha, queremos decir que, pedir la abstención siempre ha ido en beneficio de la derecha. Ellos si votan en bloque para que no gobiernen los rojos. Hoy esos rojos son Podemos.

Un servidor siempre ha recelado de ese pseudo movimiento. Cada vez que me paro a leerlos o escucho a algunos de sus miembros me entran serias dudas de sus verdaderas intenciones. Siempre he visto a los acólitos de García-Trevijano como liberal- conservadores. O lo que es lo mismo, la derecha de toda la vida. liberales en lo económico y conservadores en lo que concierne a la moral y las "buenas" costumbres.

Leer a García-Trevijano o simplemente ver algunos de sus últimos vídeos se me hace muy cuesta arriba, este hombre ha envejecido muy mal, se ha convertido en un viejo cascarrabias, que nada tendría de malo si no fuese  por el discurso ultra que está adquiriendo. Para este viejo abogado en 
España solo existen falsos líderes, sin embargo nosotros vemos a este hombre como el líder de una secta donde solo ellos disponen de la gran verdad, verdad indiscutible que tan solo el "líder" parece poseer. Debatir con García-Trevijano es toda una odisea: tan solo él posee el don la razón: los demás, sencillamente, no tienen ni puñetera idea.

A principios de agosto, el opositor venezolano Alberto Franceschi daba una charla, organizada por el Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional  Islas Canarias (MCRC). Según escribían en Canarias Semanal:
Durante su alocución, Franceschi  aseguró que  "en Venezuela no puede existir ninguna salida por el ejercicio del voto", y no tuvo empacho en reconocer que "su consigna", para acabar con los chavistas, es  "piedra, plomo y candela". "Las fuerzas armadas tienen que echar plomo", "a los colectivos de chavistas hay que eliminarlos" - afirmó el "opositor" en la Sala Oriente Central del refinado Gabinete Literario. Noticia completa...
Un servidor llegó a pensar  que esta llamada al asesinato y al crimen de venezolanos chavistas era auspiciada sin el consentimiento de García-Trevijano y que era cosa del MRMC de las Islas Canarias; lamentablemente el siguiente vídeo me saco del error:



García-Trevijano también es partidario de que el Ejército de Venezuela tome cartas en el asunto. ¿Estos soplaguindas quieren traernos la verdadera democracia a España? ¡Vamos! ¡Venga ya!



Es asombroso el parecido que guarda Antonio García-Trevijano con uno de los personajes de la película Poltergeist. "El reverendo Henry Kane había nacido en California y era conocido por ser un fanático religioso cristiano con conclusiones anormales y métodos inusuales. Durante esos años, el reverendo Henry Kane, fundo un culto donde predicaba y se auto proclamaba como un profeta, tiempo después dirigió a sus seguidores a una cueva porque creía que el fin del mundo se acercaba, y luego los dejó morir después de la fecha que predijo" ... Toda una profecía, ¿no creen? Trevijano no es religioso, pero sí un auto proclamado profeta de una secta de fanáticos.



En el caso de Venezuela preferimos seguir las recomendaciones de Pablo Iglesias:
Venezuela no solucionará sus problemas si los diferentes actores políticos no asumen que están condenados a convivir y a pactar entre ellos. Solo así puede construirse una institucionalidad viable.
 Esto vale para la oposición pero vale también para el Gobierno. El reconocimiento del adversario y su fuerza objetiva es la base de la convivencia más allá de las razones de cada uno y la legítima competencia.
 Ni el chavismo ni el anti-chavismo van a dejar de existir y ojalá los líderes de ambos bandos entiendan que el peor acuerdo es preferible al conflicto.
Pero dicho esto, está bien que alguien recuerde que para los corruptos y sus aliados en España, Venezuela no es más que un recurso para tapar su corrupción y sus vergüenzas.
No les interesa ni el diálogo ni la paz y alentarán el enfrentamiento y la violencia si les sirve para mantener su poder en España y atacar a la oposición. No han dudado en decir que Castilla La Mancha es ya la Venezuela española. Su falta de escrúpulos y decencia no tiene límites.
Decir la verdad es fácil cuando es una verdad que no incomoda al poder y que asegura el aplauso unánime.
Lo difícil es decir verdades que señalan la hipocresía, la desvergüenza y el cinismo de los que mandan y sus títeres...

lunes, 21 de agosto de 2017

Francisco Espinosa y su imprescindible libro "La columna de la muerte"


Cuando un servidor se informatizó, no hace demasiado tiempo, pudo acceder a los foros y a los debates en la prensa digital. Hacía poco que se había aprobado la ley de memoria histórica, y la derecha franquista, que es amplia y abarca distintas capas sociales, estaba desatada. Zapatero era su objetivo a batir (lo culpaban de una crisis que él no provocó ya que la crisis afectó a todo el planeta) y la Ley 52/2007 (memoria histórica) la consideraban como el engendro maligno que nos volvería a enfrentar a los españoles en una suerte de neoguerra civil. Algunos ya nos transportaban al 18 de julio de 1936. La derecha pedía pasar página y mirar hacia el futuro. Nos solían poner como ejemplo los EEUU que ya habían superado felizmente aquel terrible conflicto.

Desde el diario marhuendista y conservador, La Razón, Jaime Rocha nos recordaba ( 2012/2017 ) que no hay que recordar:
Todas las guerras son malas, son el fracaso de la diplomacia, cuando se trata de distintos países, o de la política (...). De todas las modalidades de guerra, la peor, sin duda, es la guerra civil. Han existido y aún existen en cualquier parte del mundo, las hubo en USA, Rusia, Francia, México, las guerras carlistas españolas y, por supuesto, la de 1936 entre otras. A lo largo de la historia humana, se han producido durísimas guerras civiles en todo el planeta.

Siendo así, siendo un desgraciado suceso que causa tremendas heridas en las sociedades que las sufren, la convivencia, el perdón, la reconciliación deberían ser los objetivos inmediatos y profundos para reconstruir lo destruido y de hecho así suele suceder. ¿Quién recuerda en Rusia la revolución de 1917? ¿O la de Estados Unidos de Norteamérica de 1861? ¿O la revolución francesa? ¿O nuestras guerras carlistas?

(...) En la historia reciente de España, en la que empieza en los comienzos del siglo XX, se suceden alternativamente situaciones políticas de dictaduras, monarquías, repúblicas, golpes de Estado (...) y, lo que fue un ejemplo para el mundo, la transición pacífica de la dictadura a la democracia. Volver la vista atrás solo nos llevará a repetir situaciones no deseables...
Tonterías como estas se llevan repitiendo desde hace 10 años, más concretamente desde que se creó la Ley 52/2007. Entonces pues, desde hace 10 años estamos esperando una nueva guerra civil. Es mentira, "volver la vista atrás" no lleva a repetir situaciones no deseables. Esto es una supina estupidez que se repite sin cesar porque a la derecha no le gusta nada recordar su participación en el bando franquista. Fue la derecha la que ganó la Guerra Civil, y fue la Iglesia la que legitimó a Franco y la que "bendijo" la represión de posguerra: esto hay que recordarlo para que no se vuelva a repetir (note el lector que estamos hablando de la posguerra). Y fue la derecha la que convivió tan agusto en la dictadura franquista. Ciertos izquierdistas o simplemente liberales tuvieron que valerse de abales de personas de derechas para poder continuar con su vida normal. Pero esos abales, como es bien sabido, no llegaban a todo el mundo, por supuesto.


Poner a los EEUU como ejemplo de sociedad reconciliada tampoco es muy acertado, a tenor de los últimos incidentes neonazis y supremacistas ocurridos en la pequeña localidad de Charlottesville. La propuesta para remover la estatua ecuestre de Robert E. Lee en Charlottesville motivó un marcha de supremacistas/neonazis blancos que fue contestada con una contramanifestación antifascista. Robert E. Lee fue el general del ejército de los Estados Confederados (del sur) que se opusieron a la abolición de la esclavitud en la guerra civil de EE.UU. entre 1861 y 1865. Los sucesos terroristas de Charlottesville se han saldado al menos con un muerto y decenas de heridos. En España hemos tenido ciertos incidentes pero la sangre jamás ha llegado al río: ¿somos los españoles los más violentos? Los EEUU son el claro ejemplo de como el pasado no resuelto vuelve de forma violenta. 150 años pasaron desde que el general supremacista Lee fuera derrotado en  Gettysburg, en una batalla decisiva, seguida luego de otra derrota que culminó en la rendición del general confederado en Appomattox, Virginia, el 29 de marzo de 1865. El pasado conviene dejarlo resuelto. Y el fascismo hay que prohibirlo.

Francisco Espinosa Maestre, mucho antes de la creación de la Ley de memoria (2003), editó un enorme trabajo sobre la Guerra Civil en Badajoz, La columna de la muerte, un impresionante estudio que venía a poner fin a tanta manipulación sobre lo ocurrido en Badajoz y provincia. Enormes listados de víctimas de izquierdas y de derechas y de presos también de derechas, complementaban aquel impresionante trabajo. Este libro avivó las envidias y rencores de neofranquistas extremeños (y del resto de España) y de algún que otro académico de la Universidad de Extremadura. Universidad que se ha apuntado a la memoria de los perdedores de la Guerra Civil muy tarde. Espinosa lleva desde los años 80 investigando la represión franquista ( algo inadmisible para los equidistantes tipo Santos Julia).

Según hemos podido saber, uno de esos neofranquistas que solían atacar a Francisco Espinosa, un licenciado en historia con tesina autoeditada, llegó a afirmar que Espinosa  era un beneficiado del PSOE y que este partido político había pagado la primera edición de su libro. Más tarde, un catedrático de la UEX -cuyo nombre preferimos obviar- había venido a decir lo mismo: que se trataba de una edición subvencionada. Sin embargo esto es una mentira llena de insana envidia, ya que el libro, La columna de la muerte, iba a ser publicado por Crítica según contrato ya firmado y que fue poco antes de su salida cuando el PSOE se interesó por él. La editorial le mandó una copia en papel y decidieron adquirir mil ejemplares, lo cual le pareció bien tanto a la editorial como al propio autor, al garantizar que iba a llegar a las bibliotecas públicas, las agrupaciones, centros de enseñanza, etc.

Los otros cuatro mil ejemplares de la edición volaron de inmediato, así como la segunda y la tercera edición. Luego vinieron una de quiosco, una de bolsillo y la reciente de 2017. El problema surgió en cuanto en el PSOE leyeron la introducción del libro: rompieron todo lazo con la obra de Espinosa. La impresión que tenemos, aunque nunca nos lo han confirmado, es que buena parte de los ejemplares que compraron los almacenaron. Por todo esto es grotesco afirmar que fue el PSOE el que encargó el libro La columna de la muerte.



Volver la vista atrás lo que produce, en el caso de los EEUU, es saber que todavía existe odio racial en el país de las "oportunidades". Qué los que combatieron a los nazis permiten que los herederos ideológicos de Hitler y del KKK, se paseen con total impunidad por las calles de los EEUU. Que tienen un presidente, Donald Trump, que es tibio por no decir que simpatiza con estos mamelucos neonazis.

En el caso de España nos demuestra que un amplio espectro de la derecha española no asume su pasado traumático y totalitario: de ahí esas llamadas al olvido voluntario y al todos fueron iguales. No fueron todos iguales, además unos perdieron, se exiliaron y murieron después del 39. ¡Como mantener que todos fueron iguales! Tan solo tenemos que acercarnos a una fosa común de las que hay repartidas por toda España. Pregunten quienes están allí enterrados.